Busca tu poema

Loading

jueves, 24 de junio de 2010

Amistad Verdadera, Poemas de amistad


Amistad Verdadera
El trato diario y la amistad con Dios nos llevan a una actitud abierta, comprensiva,
que aumenta la capacidad de tener amigos.

La oración afina el alma y la hace especialmente apta para comprender a los demás,
aumenta la generosidad, el optimismo, la cordialidad en la convivencia, la gratitud…
virtudes que facilitan al cristiano el camino de la amistad.

La amistad verdadera es desinteresada, pues más consiste en dar que en recibir;no busca el provecho propio, sino el del amigo.

El amigo verdadero no puede tener, para su amigo, dos caras:
la amistad, si ha de ser leal y sincera, exige renuncias,
rectitud, intercambio de favores, de servicios nobles y lícitos.

El amigo es fuerte y sincero en la medida en que,
de acuerdo con la prudencia sobrenatural, piensa generosamente en los demás,
con personal sacrificio.
Del amigo se espera la correspondencia al clima de confianza,
que se establece con la verdadera amistad;
se espera el reconocimiento de lo que somos y, cuando sea necesaria,
también la defensa clara y sin paliativos.

Para que haya verdadera amistad es necesario que exista correspondencia,
es preciso que el afecto y la benevolencia sean mutuos, si es verdadera,
la amistad tiende siempre a hacerse más fuerte: no se deja corromper por la envidia,
no se enfría por las sospechas, crece en la dificultad.
Entonces se comparten con naturalidad las alegrías y las penas.

La amistad es un bien humano y, a su vez, ocasión para desarrollar muchas virtudes humanas
porque crea una armonía de sentimientos y gustos que prescinde del amor de los sentidos,
pero, en cambio, desarrolla hasta grados muy elevados,e incluso hasta el heroísmo, la dedicación del amigo al amigo:
"Creemos que los encuentros dan ocasión a almas nobles y virtuosas para gozar de esta relación humana
que se llama amistad.

Lo cual supone y desarrolla la generosidad, el desinterés, la simpatía, la solidaridad y;
especialmente, la posibilidad de mutos sacrificios".

El buen amigo no abandona en las dificultades, no traiciona;
nunca habla mal del amigo, ni permite que, ausente sea criticado,
porque sale en su defensa.

 
Amistad es sinceridad, confianza, compartir penas y alegrías, animar, consolar, ayudar con el ejemplo.

Es propio de la amistad dar al amigo lo mejor que se posee.
Nuestro más alto valor, sin comparación posible, es el haber encontrado a Cristo.
No tendríamos verdadera amistad si no comunicáramos el inmenso don de nuestra fe cristiana.
Nuestros amigos deben encontrar en nosotros,
los cristianos que quieren seguir de cerca de Jesús,
apoyo y fortaleza y un sentido sobrenatural para su vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores Emprendedores...Unete tu Tambien

Link


 

Poemas de amor y Amistad | by Hosting Free